Últimos temas
» Afiliación Élite -Alpha Superhéroes vs Villians
Miér Jul 01, 2015 10:04 am por Invitado

» Retirada de botón {Jugando con Dioses ~ élite}
Mar Mar 17, 2015 10:52 am por Invitado

» Deux ex Heros : Nuevo foro de rol futurista [Afiliacion Normal]
Dom Ene 25, 2015 4:46 pm por Invitado

» Innocent Malice ♀♥♀ (Foro nuevo)(afiliacón élite)
Mar Ene 20, 2015 9:39 am por Invitado

» Ryomen Mira [Afiliación Élite]
Dom Ene 18, 2015 8:14 pm por Invitado

» The Chronicles Of Juno - Foro Nuevo [Afiliación Normal]
Vie Dic 26, 2014 4:41 pm por Invitado

» ЯЭFLЭCTЭĐ ĐIΠЭИSIΦИS [Afiliación Élite] {Cambio de botones}
Dom Nov 30, 2014 8:07 am por Invitado

» Tartarus - normal
Sáb Nov 08, 2014 1:39 pm por Invitado

» Jugando con Dioses {Élite~Cambio de Botón}
Miér Oct 29, 2014 1:30 pm por Invitado


Taking care {Reiner}

Ir abajo

Taking care {Reiner}

Mensaje por Christa Renz el Jue Feb 13, 2014 7:08 pm

Nuevo día, nuevas experiencias. Los nuevos legionarios tuvimos la orden estricta de levantarnos temprano el día de hoy: recibiríamos un pequeño entrenamiento antes de que venga nuestra primera expedición. Aquellas dos palabras me estremecían, temía enfrentarme nuevamente a los titanes, pero es mi deber prepararme correctamente para estar preparada en el momento, no morir en el intento y si lo hago, que sea protegiendo a mis compañeros. Luego de que todos tuviéramos nuestros uniformes puesto junto con el 3DMG, nos trasladamos desde el cuartel de la Legión en Trost hasta el Distrito Karanese, donde había un campo especial para el entrenamiento. Me encontraba muy nerviosa, a pesar de que Ymir me dijera una y otra vez que eran más o menos como los entrenamientos de cuando eramos Reclutas, pero yo presiento que serán más fuertes física y mentalmente, no sé si pueda soportar tanta carga encima. Pero esto es lo que he elegido, aquella noche me quedé de pie, estática pero con miedo, haciendo el saludo militar ante el comandante Erwin. Es lo que decidí y con eso debo cumplir.



Minutos luego de llegar al Distrito, escondiendo nuestras armas con capas grandes y gruesas de la población que sentían cierto desagrado a nosotros, llegamos al espacioso campo, donde practicaríamos peleas cuerpo a cuerpo y luego una práctica vigorosa con el equipo 3D, debíamos mejorar nuestro manejo con él. Para las peleas, me asignaron una pareja, un chico justamente, con una complexión un poco más fuerte que la mía, un compañero que había ayudado algunas veces cuando aún éramos reclutas. Los nervios se intensifican— P-Por favor, no me golpees muy duro —le susurro antes de que el entrenador diera la señal. Al escucharla, los dos comenzamos a atacarnos primero con poca fuerza, pero al darnos cuenta en medio de la pelea que podíamos intensificar los golpes, lo hicimos sin problema alguno. Nos golpeamos en ocasiones, pero no eran golpes críticos ni muy dolorosos, tal vez él estaba siendo compasivo conmigo— Ya no te preocupes, podemos golpearnos con más fuerza, debemos demostrar de que estamos hecho, ¿Sí? —le sonrío— Vamos, demostremos lo que podemos lograr —y dicho esto, él si que demostró de lo que estaba hecho. Me derribo sin problemas, aunque el golpe no me deja daños. Con la espalda en el suelo y las rodillas dobladas, observo al chico que tenía la mano en mi hombro— Vaya, si que eres bueno —le vuelvo a sonreír, reconociendo sus habilidades— N-No es nada —susurra el chico con un leve sonrojo en sus mejillas, para luego ayudarme a levantarme. Mientras me sacudía el uniforme, se escucha un horrible estruendo. Desde mi posición, puedo percibir como Reiner es derribado con tanta brusquedad, que dudo que pueda levantarse sin ayuda. Me acerco rápidamente a él y me coloco de cuclillas a su lado, colocando mi mano en su mejilla— Reiner, ¿Me oyes? ¿Cómo te encuentras? Ven, yo te ayudo —digo con preocupación, temía que le habían hecho un daño mayor.
avatar
Christa Renz
Cadete LDR

Cadete LDR

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Reiner Braun el Vie Feb 14, 2014 9:52 am

La tensión se respiraba en el ambiente, cada vez era mas obvio que a los miembros de la tropa de expedición tendrían una operación importante en los días venideros. Todas las pruebas me hacían pensar en ello: Primero, aquel día libre que nos concedieron a todos los cadetes, ahora los oficiales nos avisaron de que tendriamos una sesion especial de entrenamiento en el distrito de Karanese. Me daba en la nariz que mas temprano que tarde las Tropas de Exploración tendriamos una dificil misión fuera del muro Rose. Todos mis compañeros del ciclo que se habían alistado a la Tropa nos encontrabamos en Trost asi que ayer pusimos rumbo a caballo al distrito de Karanese para que hoy estubiesemos a la hora indicada para el entrenó.

Basicamente a esto se reducía la vida de un soldado cuando no había ninguna misión, entrenamientos y disciplina, dos objetivos muy importantes en las palabras de un soldado. Los instructores nos informaron de que hoy nos dedicariamos a tener unos entrenamientos de combate cuerpo a cuerpo y otro en el uso y manejo de nuestro equipo de 3DMG. Honestamente me esperaba algo mas... complicado o especifico, pero mas bien parecía un entrenamiento rutinario para no perder la forma. Fuera como fuese yo me esforzaría al maximo y tambien ayudaría al resto de mis compañeros para que dieran lo maximo de si mismos.

El primero de los entrenamientos fue el preparatorio del combate cuerpo a cuerpo, los intructores nos pusieron en parejas al azar entre los cadetes, por lo que me separe de Bertholdt. Me emparejaron con un tipo casi de mi misma altura y complexión, él al igual que yo era un recluta del mismo ciclo que yo y si no recuerdo mal, no era un soldado muy talentoso. - Atacame – y rapidamente se avalanzo sobre mi, le desarme la cuchilla de madera y con una llave de Judo le tire al suelo. Él, atonito se quedo asombrado – ¿Como hiciste eso? – me pregunto el cadete. Yo me limite a sonreir levemente y le tendí la mano para levantarle. - Simple, unicamente utilice tu fuerza contra ti – y acto seguido le explique como se realizaba la llave en cuestión. - Muchas gracias Reiner. - Me comento en un tono de ilusión. Con el rostro sereno y una mirada de satisfacción le conteste - No tienes porque darmelas. Ahora deberiamos practicar lo que te enseñe. ¿Listo? – Acto seguido me lance atacarle, pero para mi desgracia, cuando me agarro del brazo y uso su cuerpo para hacer el derribo no realizo los movimientos de manera correcta. Los dos caimos al suelo.

El ruido de la caida fue estrepitoso, provocando la mirada de los allí presentes. Durante aquella acción note como me había lastimado el brazo. Mi compañero se levanto del suelo y se sacudio la ropa. - Reiner ¿estas bien? – Yo me mire el hombro, probablemente me lo habría desencajado. Rapidamente volví a mirar a mi compañero – Si, estoy bien, pero mejor nos tomamos un descanso – Yo luchaba por disimular el dolor que sentía. En el caso de que mi dolencia fuera la que yo creia, tendría una facil curación, aunque el metodo fuera doloroso.

Yo aun me encontraba sentado en el suelo, cuando derepente una voz familiar nombrandome se escucha cercana a mi. Miro al este que es donde procede aquella voz... Una diminuta y hermosa criatura se aproximo a mi. Se trataba de Christa: aquella bella mujer que poseia un halo de haz radiante que iluminaba mas que incluso el mismisimo sol. Un gesto de seriedad en mi rostro ocultaba la velocidad que tenía mi corazón cuando aquella diosa misericordiosa coloca su mano sobre mi mejilla y me pregunta si me encuentro bien. No quiero preocuparla, a si que le lanzo una sonrisa y con voz reconfortante me dirigo a ella. - Si, me encuentro bien – Intente levantarme pero al ayudarme con el brazo herido un gesto de dolor se acentuo en mi rostro y volví a caer al suelo.
avatar
Reiner Braun

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Christa Renz el Jue Feb 20, 2014 5:15 pm

A pesar de que Reiner alegaba de que se encontraba bien y una sonrisa demostrara eso, todo cae por la borda cuando al tratar de levantarse cae al suelo. Y ahí se encontraba el rubio, con un brazo adolorido y un gesto en el rostro que lo demostraba completamente— No, no estas bien. Ven, yo te ayudo, es peligroso que estés herido durante los entrenamientos. ¿Qué pasaría si nadie se entera? Pueden hacerte más daño del que tienes, y no me gustaría verte sufrir —susurro con una voz tranquilizante y a la vez preocupada, ver a mis compañeros en estas condiciones me ponían así, y más cuando se trataba de uno de los mejores compañeros que se pueda tener en la vida— Agárrate de mi brazo e impulsa tu cuerpo hacia arriba con la ayuda de el, estaré bien así que no te preocupes —¿Por qué decía esto último? Era obvio, soy pequeña, de complexión delgada y un poco débil, y Reiner es alto, de grandes músculos y con una fuerza impresionante, cualquiera creería que me derribaría con facilidad de esta manera, pero no permitiría eso, ayudaría a Reiner a toda costa. Me coloco al lado de su brazo sano y le tomo de la mano, ahí es cuando él realiza lo que le dije. Una sonrisa reconfortante se acentúa en mi rostro— Bien, ahora vamos a la enfermería, vi una antes de comenzar a entrenar —busco con la mirada aquella pequeña cabaña con una cruz roja y al localizarla, comienzo a caminar con Reiner a mi lado, sin soltar su mano. Algunos de los reclutas que se encontraban ahí comenzaron a silbar y hacer comentarios, algunos bastante normales y otros un poco fuera de tono, ocasionando un enorme sonrojo en mis mejillas— ¡Christa! ¿A dónde vas? —pregunta Ymir a lo lejos a la vez que se acercaba a mí, se escuchaba un poco molesta y eso no me causaba una buena sensación— Ayudaré a Reiner, vuelvo pronto. No te preocupes —le digo ya cuando ella caminaba a mi lado. El entrenador llama la atención de Ymir y sorpresivamente, no me llama a mí— Vuelve a entrenar Ymir, estaremos bien —le dedico una sonrisa y ella sin chistar, vuelve al entrenamiento.

Al llegar a la enfermería, toco la puerta y luego la abro— Pe-Permiso, vengo con un compañero herido... —detengo mi hablar de repente, el lugar estaba completamente vacío. ¿A dónde habrá ido la enfermera?— No podemos quedarnos a esperar a la enfermera, debo atenderte de inmediato, Reiner —ahora hablaba con seriedad, me tomaría a pecho el papel de enfermera ahora. Luego de pasar, cierro la puerta detrás de nosotros— Siéntate en la camilla por favor —suelto su mano y me acerco a las cabinas y gavetas que allí se encontraban, buscando primeramente calmantes para el dolor por si acaso. Vuelvo con el rubio y al verlo sentado, le sonrío con levedad— Puede que resulte incómodo pe-pero...debes quitarte la chaqueta y la camisa para poder ver que tanto daño te has hecho en el hombro —un ligero sonrojo carmesí vuelve a atacar mis mejillas. ¿Por qué me sonrojaba como tonta? Era obvio, no había visto a ninguno de mis compañeros desnudos de la cintura hacia arriba, y tener que ver a Reiner así me causaba un poco de nerviosismo. Sacudo un poco la cabeza, esto es serio y mi trabajo ahora es curar el hombro de Reiner a toda costa. Luego de que aquello fuera cumplido, mis mejillas se colorean aún más. Por Dios, lo que veía ahora era simplemente impresionante, el rubio posee unos músculos maravillosos y bien trabajados, pero todos esos pensamientos se alejan rápidamente al notar el hombro herido de mi compañero. Me acerco con cuidado y con ligereza le toco el hombro— ¿Qué tanto te duele? —pregunto en voz baja. Le coloco los calmantes en la mano de su brazo bueno, podría tomárselo cuando quisiera, aunque sería mejor que fuera ahora antes de empezar con el trabajo. Su hombro se encuentra un poco dislocado, pero es algo que se puede arreglar con facilidad, por suerte. Inconscientemente, mis dedos pasan por la parte superior de la espalda del contrario, se sentía genial poder tocarle aquellos músculos que... ¿¡Qué me está pasando!? Mi rostro se encontraba más que rojo y caliente, como si ardiera en una potente fiebre. Concentración, es lo único que necesito.
avatar
Christa Renz
Cadete LDR

Cadete LDR

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Reiner Braun el Sáb Feb 22, 2014 1:58 pm

Debía seguir con los entrenamientos, en mi mentalidad no renunciaba a dejarlos y tenía que dar lo mas de mi, una simple herida no me podía detener, pero al intentar levantarme, apoye con el brazo herido y volví a caer, eso era malo, no quería preocupar a la bella compañera que se estaba preocupando por mi en esos instantes. La joven de preciosa cabellera rubia me miro como un angel misericordioso y me dedico unas palabras, en las cuales demostraba una gran preocupación hacia mi. ¿Porque ella era tan generosa con la gente? Tendría que ser mia. Ella me pidio que me apoyara en ella para ayudarme a levantarme – ¿Estas segura? – dije con mi tipico tono de voz que denotaba responsabilidad hacia los demas, pero al ver su cara de autodeterminación en ayudarme no hice mas preguntas y me deje llevar por el momento. Apoyandome en ella y sin procurar hacer mucha fuerza para no tirarla me levante. - Gracias Christa, pero ya puedo volver a los entre... -  Entonces ella me tomo de la mano y aunque no quería reflejarlo al exterior me sonrajoron levemente las mejillas. La sensación era como estar flotando en una nube. Me miro y me dedico una hermosa sonrisa, una sonrisa que derretiria a cualquier hombre en la faz de la tierra y me dijo de ir a la enfermería. Mientras ella buscaba la enfermería, nos convertimos en el centro de todas las miradas y algunos compañeros chiflaban y hacian comentarios jocosos respecto a la situación. Mantube la compostura en todo momento haciendo caso omiso de aquellos jadeos del resto de compañeros. Yo busque a Fubar con la mirada, pero una voz conocida llamo mi atención. Era Ymir, que sorpresa, Ymir intenrumpiendo en el momento en el que Christa se encontraba con alguien que no fuera ella, porque no me sorprende en absoluto. Ademas de entrometerse, lo preguntaba como nos tenía acostumbrados, de mala manera y sin ningun tipo de tacto. ¿Como podían llevarse bien dos personas tan clarisimamente opuestas? Christa le comento a Ymir lo que se disponía hacer, por su cara la morena no parecía muy contenta y cuando se estaba acercando y me disponía hablar el entrenador puso paz y mando a Ymir que volviera a sus entrenamientos mientras que a mi ni a Christa nos dijo nada. Cuando pusimos camino a la enfermería quise expresar algo libremente con Christa – No entiendo porque tienes que darle cuentas a nadie de lo que haces o dejas de hacer – comentandole como veia yo el porque se tenía que justificar ante Ymir y es que yo no sabía si Christa se había percatado por ella, pero me daba la sensación de que Ymir si y eso no lo agradaba lo mas minimo.

Cuando llegamos a la enfermería, nadie estab presente en el lugar. - No hay nadie Christa, muchas gracias por esforzarte, te lo digo en serio pero ya me encuentro mejor – Para demostrarselo empece a girar levemente el hombro dislocado muy despacio para no hacerme mas daño, pero no pude evitar cerrar levemente el ojo derecho a causa del dolor de hacer aquella acción, y es que a pesar de la bondad de tan bellisima mujer no deseaba que se preocupara tanto por mi. Entonces ella continuo insistiendo y dijo que con la ausencia del personal medico, ella misma sería quien me curaría. Daba igual lo que intentara hacer, ella estaba decidida a curarme, que encanto de chica. Me pidio que me sentara en la camilla – Esta bien – La obedeci mientras ella buscaba medicamentos por la enfermería. Luego se volvio a dirigir a mi, la vi levemente sonrojada y empezo a tartamudear levemente ¿que le pasaría? Me pregunte, entonces fue cuando vino la bomba, quería que me descamitase. Al escuchar las ordenes de la joven esta vez no pude evitar sonrojarme completamente. Me daba verguenza quedarme desnudo de cintura para arriba delante de ella, en especial porque tenia sentimientos de amor por Christa. - ¿E-es... ex-extrictamente necesario? – Ella explico que era para ver el hombro. Que remedio me quedaba, ya de por si me daba verguenza y se notaba por el color rosado de mis mejillas. Esta bien, tendría que hacerlo. Me quite la chaqueta y la camisa con mucho cuidado de no dañarme el hombro en el proceso. Cuando me quede sin ropa en la parte superior del cuerpo observe lo que hacía Christa, estaba preparando los utensilios para curarme, ella estaba tan roja como yo y tambien me percate de que no me quitaba la vista de encima, pero no me miraba fijamente sino que me buscaba con la mirada de reojo. Creo que no estaba mas nervioso en toda mi vida, estaba solo con la chica que me gustaba y encima sin camiseta ¿podía ser mas subrealista la situación?

Ella me toco el hombro dolorido y pregunto que si me dolía. - Un poco, creo que me disloque el hombro – sugeri a la rubia de preciosos orbes azules zafiros. Ella me dio unos calmantes. Me los tome en el acto, entonces una reacción inesperada sucedio y es que Christa empezo a tocarme la espalda con sus delicados dedos. Un escalofrio agradable recorrio todo mi cuerpo, mi cara se encendio como una casa en un incendio. ¿Estaría soñando? No me creía que esto estubiese pasando de verdad, estaba en una situación que no deseaba que fuera eterna, desgraciadamente soy muy torpe en este tipo de situaciones y no se muy bien como reaccionar a ellas, por un lado quería que esto continuara pero por otra parte me daría miedo que algun compañero o la enfermera llegaran aqui viendo la situación actual, me moriría de verguenza, sin contar el castigo que el cuerpo podria llegar a ponernos. Que mas da Reiner, disfruta del momento, es mas quizas deberías declararle tu amor a Christa, pero y si lo mal interpreta estando en esta situación. ¿Que debería hacer? - E-eres... muy amable Christa.... gracias – le dije mientras ella con sus frias y delicadas manos tocaba mi amplia espalda. Tenía que declararme, ya que sería dificil despegarla de Ymir en un futuro, pero no asi, quiero decir estando descamisetado ante ella, no me parecía honorable. Mientras estabamos solos se me ocurrio la idea perfecta. - Te debo una Christa, que te parece si te invito a cenar, pero no en los barracones, sino fuera, en algun restaurante de Trost, tengo algo de dinero ahorrado y bueno me siento en deuda contigo. ¿Aceptas? – Fui lento al expresarme y es que no quería que ella notase lo nervioso que estaba en estos momento que no quería que acabasen nunca.
avatar
Reiner Braun

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Christa Renz el Mar Mar 04, 2014 7:10 am

Detengo con rapidez los movimientos de mis dedos y los separo de la ancha espalda del rubio. ¿Por qué hacía eso? Tal vez sentía cierta curiosidad de como se sentirían aquellos músculos ante el tacto de mi mano... ¡Concéntrate, Christa! Noto desde mi posición como las mejillas de Reiner se coloreaban, casi el mismo color que poseo en mi rostro ¿Estará tan nervioso como yo? Que curioso— Pe-Perdón si te molestó aquello —me disculpó rápidamente y me alejo un poco para no causarle más incomodidades, sin embargo, al referirse hacia mí como una persona amable causa una leve sonrisa en mi rostro— No hay de que Reiner, haría lo que fuera necesario por tu bien —y las sorpresas no terminaban ahí: me había invitado a cenar de repente. Mi corazón da un brinco por el nerviosismo, mis manos casi temblaban y nuevamente mis mejillas se tornaban de un suave carmesí, suerte que él no puede verme desde su posición— M-Me encantaría, Reiner —susurro suavemente, con una enorme sonrisa. Es la primera vez que me invitan a cenar en un lugar al que creía que no tendría acceso nunca, pero el hecho de que sea Reiner el que haya hecho la invitación me hacer sentir nerviosa de tan sólo pensar en lo que hablaríamos y comeríamos los dos solos. Trago duro y decido cambiar de tema, era hora de terminar con la tarea que me propuse desde que lo vi en el suelo— Bueno, es hora de empezar, ya los calmantes debieron comenzar a hacer efecto —tomo una toalla que había bastante cerca y se la paso— Para poder curar tu hombro tendré que utilizar el método doloroso, lo siento, si te duele puedes morder la toalla —respiro profundamente varias veces a la vez que mi mirada se quedaba fija en el hombro dislocado de mi compañero, lo siguiente que iba a ocurrir no sería una grata experiencia, para ninguno de los dos, a pesar de que había hecho esto antes, los nervios no pueden evitar en aparecer. Acerco mis manos lentamente y las coloco con suavidad, con la mano derecha sobre el húmero, vuelvo a respirar y susurro con un leve arrepentimiento— Lo siento —y con las manos aplico fuerza sobre los huesos de su hombro, tratando de colocar nuevamente el hueso donde corresponde. Sin duda, se trataba de una experiencia infernal, intentar colocar un hueso a su lugar es complicado, y aún más cuando no hay métodos para que el paciente no pueda sentir nada de esto, doloroso sin duda. Sigo con el trabajo hasta que el hueso vuelve a su lugar— Ya, ya está —susurro con alivio y una lágrima se escapa de uno de mis ojos, la retiro rápidamente con mi hombro, no quería que Reiner me viera de esta manera. Le ayudo a ponerse la camisa, mas no le coloco la chaqueta, pues que sin ella estaría más cómodo. Tomo el cabestrillo y se lo coloco en el brazo herido con cuidado— Realmente, lo siento, pero era la única opción —murmuro con tristeza, ya había perdido la cuenta de cuantas veces me he disculpado, pero en serio me dolía ver como mis compañeros sufrían aunque le haya ayudado, él debió haber pasado un momento intenso— Listo, así esta bien —le dedico una pequeña sonrisa— Pero cuando vuelva la enfermera debes dejar que te revise, para saber si todo está en orden. Ya sabes que no debes forzar el brazo demasiado —le digo con una sonrisa para luego sentarme en una silla al lado de la camilla.

De repente, estando ahí sentada, recuerdo el incidente que pasé con Ymir antes de venir a acá y las palabras de Reiner. Cierro levemente los ojos por un momento, analizando nuevamente aquella situación con calma para luego abrir los ojos y clavar mi vista sobre Reiner— Sobre lo que pasó con Ymir, no te preocupes, ella siempre ha sido así conmigo, tal vez es porque es la primera vez luego de mucho que llevo a un compañero herido a la enfermería —le dedico una suave sonrisa— Lo importante ahora es que estás mejor, ¿sí? —desde donde estamos, se puede escuchar con claridad los gritos de los entrenadores, sin duda las cosas se tornaban más difíciles allá afuera. ¿Debería volver a entrenar o quedarme con Reiner? Definitivamente lo segundo— Supongo que debemos quedarnos aquí hasta que vuelva la enfermera —comento casi en un susurro, con la vista en la ventana. ¿Por qué no miraba a mi compañero? Simple, si lo hacía enrojecería como tomate, el hecho de que estemos solos en una habitación algo alejada de los demás me ponía aún más nerviosa. Muevo ligeramente mis orbes azules para poder verlo por unos segundos y vuelvo a desviar la mirada a la ventana— ¿C-Cómo te sientes? —susurro.
avatar
Christa Renz
Cadete LDR

Cadete LDR

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Reiner Braun el Miér Mar 05, 2014 10:54 am

Aquel momento era sumamente plácido, que hizo que mi ritmo cardiaco se disparase. El pecho me ardia, estaba nervio. Por lo general solía mantener la calma y sabia que tenía que hacer en cada momento, incluso cuando me enfrentaba a los titanes, pero esto era diferente. Me agradaba, incluso me estaba preguntando si habia muerto y me encontraba en el cielo. Pero al poco tiempo ella retiro sus dedos de mi espalda. Ella me pidio disculpas por lo sucedido, diciendo que me podía haber molestado, pero que equivocada estaba, mas bien era todo lo contrario, jamas habia estado tan excitado. - No me molesto en absoluto mujer. Es mas soy yo el que te tiene que agradecer que inviertas tu tiempo de entrenos en mi auxilio – Dije en un tono alegre, quitandole importancía al asunto. Me hubiese gustado decirle que me había encantado y que queria que no parase, pero tampoco quería que se llebase una idea equivoca de mi. Ella era increiblemente amable y desinteresada, ayudaba a todo el mundo y continuamente se estaba preocupando por todos, era una chica que solo tenía palabras de gratitud. Cada vez que tenía contacto con la pequeña rubia de ojos azul marino mas claro tenía que era la mujer con la que quería casarme.

Fue entonces cuando pase a la acción y tube el valor suficiente como para invitar a Christa a comer en algun restaurante de Trost. Me hubiera gustado llevarla a un restaurante dentro de los muros de Sina, pero esos restaurantes eran increiblemente caros y no tenía suficiente dinero como para poder invitar a una persona a comer en esa zona. Los segundos en los que esperaba a que Christa me respondiera se estaban haciendo eternos, y si la joven me decía que no, estaba entre las posibilidades. No quería quedar en ridiculo ante ella y si me respondia que no me llevaría una pequeña decepción, aunque lo comprendería por su parte. Pero para mi fortuna ella acepto mi invitación. Estaba lleno de alegría, la joven y bella Christa acepto mi invitación, sin embargo no podía mostrar mi estado de euforía al exterior, de cuerpo para afuera estaba completamente sereno manteniendo la compostura, una leve sonrisa se esbozo en mi rostro. - Estupendo entonces. El domingo los soldados tenemos la tarde libre, sería el día indicado para poder salir a cenar – Despues de tanta charla empece a notar como el brazo herido empezaba a dormirse. - Christa, creo que el brazo esta listo para ser intervenido, apenas lo siento – Ella coincidio conmigo en que era hora de curar el brazo herido. Fue a por una toalla y me la dio diciendome que la mordiera y que la curación iba a ser dolorosa, yo la mire con los ojos serenos a la par que tranquilizadores a los ojos – No tengas compasión si me escuchas gritar, aguantare lo que sea, tu no te detengas pase lo que pase. Confio en ti Christa. – Estaba preparado para el dolor ademas yo era un hombre con mucha fuerza y con una gran resistencia fisica, podria aguanta el dolor.

Christa se disponia a recolocar el hombro en su sitio. Yo me encontraba ya preparado para lo peor y es que aunque tubiese sedado el brazo se que esto dolería pero debía aguantar el dolor. No podía permitirme el lujo de gritar como una mujer ante algo tan insignificante, debía ser fuerte. Tan rapido como note las delicadas manos de Christa en mi brazo dolorido y sedado mordí la toalla que previamente me había dado Christa. Antes de que ella estirara con todas sus fuerzas, con el brazo que tenía bien hice el gesto de O.K. Con la mano. Ella estiro con todas sus fuerzas, a pesar de la sedación del brazo reconozco que fue una terapía dolorosa – Grrrrrr – fue un gruñido casi sordo ya que la toalla en la boca no me dejaba soltar el grito completamente, solo lo escucharía Christa. Ella me pidio disculpas por el dolor mientras yo mordia con suma fuerza la toalla. Un fuerte crujido se escucho en la enfermería y Christa me informo de que por fin había terminado su labor. Cuando termino, solte la toalla de mi boca y tome algo de aire intentando respirar hondo y con calma en vez de hiperventilar como cuando me estaba recolocando el hombro. - Lo ves... no fue para tanto – Sonrei en forma de victoría queriendo quitarle importancía al asunto. Aun así aquel bello angel volvio a pedir disculpas. - Gracias a ti volvere a tener el brazo bien y como lo que no te mata te hace mas fuerte, seré mas fuerte aun – Le dije para que se tranquilizara y es que Christa sufria mucho cuando sus compañeros eran dañados.

La joven rubia busco un cabestrillo ademas de ayudarme a colocarme la camiseta verde que habitualmente solia formar parte de mi uniforme. - Muchas gracias Christa, creo que volvere a los entrenamientos – Entonces ella me respondio que debiamos esperar a la enfermera. Quizas ella tenía razon a si que asenti con la cabeza y mientras ella se sentaba en una silla yo volvi a sentarme en la camilla. Un cambio de temática vino por parte de mi compañera. Regresamos al tema de Ymir y como esperaba salto en su defensa aunque opino que Christa saldría a defender a cualquier compañero... supongo. - No se, creo que Ymir aparte de ser borde con sus compañeros a excepción de ti, no se esfuerza y da lo maximo de si en los entrenamientos – Le explique a la preciosa rubia. Ella evitaba mirarme, y las pocas veces que me miraba lo hacía con cierta timedez, ¿por que sería? No llegaba a comprender del todo esa actitud de Christa, ¿porque se avergonzaba? No quise preguntar ya que tampoco quería saber la respuesta, no quería comprometerla y crear un momento incomodo entre nosotros dos y menos estando los dos solos. Tras unos segundo de silencio Christa volvío a preguntar por mi. - Me encuentro bien, al fin y al cabo tube a una gran enfermera que se preocupa por mi – Intente aumentar la estima de mi preciosa compañera.

Entonces fuimos interrumpidos en la enfermería. La puerta principal se abrío y la luz solar entro en la enfermería. Mis ojos se dirigieron rapidamente aquella dirección. La silueta de una mujer se veia por la puerta. Aun no se distingia quien era. Por la altura y la forma de la silueta parecia Ymir ¿Tan celosa estaba que no podía ni aguantar cinco minutos? Pero cuando aquella mujer transpaso la puerta resultaba que no era Ymir, aunque se parecia bastante. Se trataba de la enfermera. - ¿Se puede saber que esta pasando aqui? – Pregunto la enfermera. Deje que fuera Christa la que explicara la situación del porque estabamos ambos allí. - Ya veo, con que este rudo soldado se lastimo el hombro. Veamos que tal esta Dijo la enfermera mientras se aproximaba a mi.
avatar
Reiner Braun

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Christa Renz el Miér Mar 12, 2014 10:25 pm

No podía evitar sonrojarme ante los halagos de Reiner, nuevamente aludiendo mis actos benevolentes ante su herida, mas ahora lo que ocupa completamente mi mente, además de su brazo lesionado, era la invitación a una cena en la ciudad, quedando que el domingo en la noche sería el encuentro. Los nervios me atacan de repente, debería comprar ropa nueva o quizás pedir algo bonito prestado, en situaciones como está no sabría que ponerme o peor aún, cómo actuar frente a él. Supongo que con normalidad pero de tan sólo pensarlo mi corazón se aceleraba y las palabras se enredaban en mi mente, causando una sopa de letras incapaz de entender— Bien, pues el domingo será —le confirmo con una leve sonrisa. Luego de que aquella sesión de "reparación" dolorosa terminara, me sentía un poco más aliviada, y al parecer Reiner también, indicándome que ya se encontraba mejor— No es nada Reiner —me sonrojo de repente cuando se refiere a mí como una "gran enfermera", causando que una leve risa nerviosa se escapara de mis rosados labios— N-No lo soy, simplemente aplico lo que he aprendido, eso es todo —vuelvo a reír con leve nerviosismo, no estaba acostumbrada a que me halagaran de esa manera. De repente, lo que dice sobre Ymir me llama la atención, puesto que aquello era cierto: durante los tres años de entrenamientos, no recuerdo que diera todo de sí, más bien parecía algo desganada y desinteresada, me pregunto porqué hace eso. Iba a responder aquel comentario de Reiner cuando fuimos interrumpidos por una figura desconocida, con una silueta parecida a la de Ymir pero no era ella, la reconocería donde fuese. Era la enfermera. Suspire de alivio, me levanto y guardo la compostura, debía mostrarle lo que había hecho en el brazo de Reiner, para confirmar si aquello está bien o mal.

Buenas, mi nombre es Christa Renz y mi compañero es Reiner Braun. Estábamos hace unos minutos en los entrenamientos, sin embargo, mi compañero ha salido herido con un hombro dislocado, yo corrí a socorrerlo para así traerlo aquí, como no había nadie y era incierto el tiempo que debíamos esperar, decidí intervenir en su lesión —comencé a explicar con una voz decidida, dejando atrás todo el nerviosismo que me había estado atacando mientras estábamos el rubio y yo en completa soledad— Recoloqué el hombro en su posición mediante mis manos, le di calmantes y relajantes musculares, aún así fueron momentos difíciles y dolorosos, pero pude completar la tarea —dicho esto, espero alguna respuesta o reacción ante eso. Me miró de arriba a abajo con un semblante dudoso, pero le afirmo con la cabeza, confirmando que todo lo que dije es cierto. Luego de eso, procede a revisar el hombro del rubio, mientras yo miraba desde una distancia prudente con nerviosismo. Le quita el cabestrillo y la manga de la camisa del brazo herido, palpando el sitio dañado y otras cosas que no podía divisar muy bien desde aquí. Coloca todo como antes estaba, para dar una media vuelta y sonreír levemente— Buen trabajo —y entonces, sonrío como nunca. Había completado mi tarea con éxito y no hay nada más que me haga feliz. Me acerco a Reiner con la misma sonrisa y le doy un rápido beso en la mejilla, separándome con rapidez divisando un sonrojo potente en mis mejillas— Te dije que podía hacerlo —le susurro. La enfermera le entrega unos cuantos calmantes y le dicta los días que debe mantener en reposo, además de las actividades que puede y no puede realizar— Muchas gracias, enfermera —digo con una sonrisa y esta me la devuelve— No hay de que. Sus entrenamientos finalizaron y todos están tomando un descanso en el comedor —dice mientras miraba por la ventana a nuestros compañeros alejarse a otro edificio más grande que este— Si, vamos ahora. Nuevamente gracias —por puro instinto, tomo la mano de Reiner y salimos de la enfermería con sonrisas satisfactorias.

Caminábamos de la mano por el patio, sin embargo aparto la mía por si acaso nos vigilaban por las ventanas del comedor. Desvío la mirada al cielo, con los nervios a flor de piel— Estoy ansiosa, ya quiero que llegué el domingo —susurro para que me escuchara a propósito, le miro por el rabillo del ojo y le dedico una suave y tierna sonrisa, acercándonos en un abrir y cerrar de ojos al edificio que nos correspondía. Nada más entrar por la puerta del comedor, los ecos y murmullos de las personas llenan mis oídos, provocando otro sonrojo más en mis mejillas. No obstante, hago caso omiso al bullicio y me acerco al entrenador junto con Reiner, explicándole la situación— Aunque fue una buena acción, debes completar los entrenamientos —me dice con voz firme, yo sólo asiento con la cabeza con seriedad, sabía que algo así me tocaría— Lo completaré todo luego del descanso, señor —hago el saludo militar y sin más que decir, me retiro de ahí aún con Reiner a mi lado, nos dirigíamos a buscar nuestra comida y luego una mesa. En el camino a donde están las bandejas, busqué a Ymir con la mirada y fue fácil localizarla, ya que nos observaba fijamente, a Reiner casi lo fulminaba con la mirada pero a mí me veía de una manera diferente. Le sonrío desde mi lugar, continuando luego con lo que debía hacer: buscar mi comida.
avatar
Christa Renz
Cadete LDR

Cadete LDR

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Reiner Braun el Dom Mar 16, 2014 3:56 pm

Christa acepto mi invitación, estaba tan feliz por ello. Christa me había dicho que si, confirmandome que nos encontrariamos para cenar en domingo. No podía dejar reflejar mis emociones, es mas probablemente el domingo ya tendría el brazo en complentas condiciones y es que en el fondo yo no era lo que aparentaba. Al recordar lo que realmente era un flash en imagenes me recordaba por que estaba aqui, en lo que me había convertido. Que me estaba pasando, este no era yo, ni mucho menos. De repente la llegada de la enfermera hace que recobre el juicio nuevamente, disipando todas mis dudas. Ella llego exigiendo saber porque nosotros nos encontrabamos alli. Ella se explico perfectamente, Lo cual era un alivio ya que yo era algo mas torpe para expresarme con tantisima claridad como lo hacia la rubia presente conmigo. Cuando ella termino de explicarse yo la apoye. Es cierto, Christa a realizado un magnifico trabajo, me encuentro muchisimo mejor reafirme las palabras de Christa.

Tendre que examinar ese hombro Dijo la enfermera con un tono apatico. Se acerco a mi y me quito el cabestrillo colocado por Christa, palpo el hombro con sus largos y precisos dedos y mientras lo realizaba hacia preguntas a Christa ¿Cuantos sedantes le has proporcionado? despues de unos segundos felicito a Christa por su trabajo. Cuando la felicito la belleza rubia sonrio de oreja a oreja y se acerco a mi para darme un beso en la mejilla. El acto me sorprendio bastante, quedando perplejo, me limite a sonrojarme levemente y una pequeña sonrisa se dibujo en mi cara, por dentro me quede en estado de shock, aun estaba analizando lo que acaba de ocurrir, la pequeña y guapa Christa me había besado. Mientras yo aun intentaba saber siquiera que había ocurrido la enfermera le explico a Christa los detalles sobre mi rehabilitacion, algo que me daba la sensación que no necesitaria ya que probablemente a pesar de que este tipo de lesiones se restauran en un periodo de dos semanas yo estaría con el hombro perfectamente curado a la hora de cenar.

La enfermera me dio el alta y nos aviso que los entrenamientos habian terminado y que el resto de compañeros se encontraban comiendo en el comedor. A si que era hora de marcharnos y alimentarnos, con tantas emociones juntas hasta había olvidado el hambre que tenía. Mientras nos dirigimos al comedor Christa me llevo agarrado de la mano. Mi corazon estaba palpitaba rapidamente, estaba emocionado. Cuando estamos cerca del comedor Christa separa su mano de la mia ¿habria hecho algo mal? imposibe ni siquiera habia hablado, entonces fue ella la que comenzo la conversación. Si yo tambien tengo muchas ganas de que llege el domingo ella me sonrio como de costumbre permitiendome ver su cara mas hermosa. Entramos al comedor, un silencio se formo cuando abrimos la puerta y cuando entramos fue roto por los murmullos de nuestros camaradas. Mi rostro era serio sin dejar ver al resto ninguna debilidad, pero era normal que la gente cuchichease, llevabamos un largo tiempo fuera. Nos presentamos ambos a nuestro superior Se encuentra mejor soldado Braun Me pregunto Si señor, pero me temo que hoy tengo el día libre Me fastidiaba haber perdido los entrenamientos y es que le ponia mucho empeño a todo lo que realizaba. Si lo desea puede ayudar a la soldado Reiss acabar sus ejercicios me comento el oficial Señor, si señor Entonces nuestro superior se marcho.

Si quieres Christa hoy podriamos comer juntos, la mayoría estan acabando y nosotros vamos retrasados y despues te puedo ayudar a terminar los ejercicios Le comente con seriedad a Christa pero teniendo un rostro afable con ella. Mientras nos dirigimos a recoger nuestra comida y buscar asiento libre, pude notar la mirada de Ymir clavandoseme como dos puñales. Que bella sensación. Ambos nos sentamos en una mesa vacía Cuanta hambre tenía, lesionarse supongo que abre el apeti... y entonces aparecio Ymir a mis espalda. Hola... Reiner Dijo en un tono muy frio y seco, casi fulminante, sin embargo con un tono completamente contrario a mi se empezo a dirigir a Christa. Estube preocupada por ti, llevabas mucho tiempo ausente y a este solo habia que dejarle en la enfermeria, pense que te habia ocurrido algo malo Ymir siempre era a si de borde con la gente que no era Christa pero antes de que pudiera seguir interumpiendo llego Bertholdt Reiner... luego hablamos, ahora tenemos una charla, deberia irme como de costumbre Berth tan hablador como siempre, creo que él no estaba muy de acuerdo en lo referente al caso Christa pero puede que lo que estubiera haciendo fuera mandarle una indirecta a Ymir para marcharse al fin y al cabo él era mi amigo
avatar
Reiner Braun

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Christa Renz el Sáb Mar 22, 2014 10:04 pm

Impaciencia, es la única palabra que me define ahora mismo, no podía dejar de pensar en lo maravilloso que resultaría ser el domingo. Mas desde hoy hasta que llegue el gran día debería hacer un pequeño entrenamiento para no sonrojarme como tomate a cada segundo. Pero antes de lidiar con eso, debo enfrentarme a otra cosa: Reiner y yo estaremos solos, él ayudándome a entrenar. Me pongo nerviosa de tan sólo pensar que nuevamente tendremos un momento a solas en el día, demasiadas coincidencias en tan poco tiempo. La voz de Reiner me saca de mis pensamientos, le miro y le dedico una suave sonrisa, asintiendo con la cabeza ante su oración, confirmando que me encantaría comer y entrenar con él. Fuimos por nuestra comida y desde que nos sentamos en una mesa vacía, Ymir se acerco a nosotros. Le sonrío como de costumbre— Nada malo paso, Ymir. Además, la enfermera no estaba en la enfermería y quién sabe cuánto tiempo tendría que esperar Reiner, así que yo le ayudé —digo con tranquilidad y mucho orgullo por mi buen trabajo— Aún así... —continúa ella y yo niego levemente con la cabeza— Era mi deber hacerlo —llevo un bocado a mi boca y luego de tragar, la morena continúa hablando— Pero tú no tenías la culpa de que él se lastimara —sonaba algo molesta e irritada y yo solamente suspiro— Pero no podía quedarme de brazos cruzados cuando había visto todo, nadie tenía intenciones de ayudarlo. Además, si algo te pasara yo sería la primera en socorrerte, Ymir —y de repente, paso de estar molesta a mostrarme una sonrisa ladina a la vez que me abrazaba por los hombros— Esa es mi Christa —le dedico una suave sonrisa. Luego, el entrenador manda a los demás cadetes a volver a los entrenamientos, al parecer ahora iban a practicar con los 3DMG. Rápidamente, la cafetería estaba completamente vacía, excepto por mi presencia y la del rubio— Lamento aquello. Sé que Ymir y tú no se llevan muy bien, pero ella no es así, dale tiempo —le digo a mi compañero con una leve sonrisa para así continuar con la comida. Termino más pronto de lo que creía, y al hacerlo espero a que el rubio hiciera lo mismo. Cuando ya habíamos terminado los dos, me levanto y llevo la bandeja a su lugar correspondiente junto a Reiner. Le miro y le sonrío con levedad, mas mi mirada celeste se fija en su hombro— ¿Cómo te sientes? —estaba esperando buenas respuestas y buenos resultados— Si sientes algunas molestias, podemos volver a la enfermería —le aseguro con una sonrisa aún más cálida y brillante. Nos encaminamos nuevamente al lugar de entrenamiento, el cual se encontraba completamente desolado, los demás se habían ido a entrenar a un bosque bastante cercano. Suelto un leve suspiro y observo a Reiner de reojo— Es imposible seguirle el paso a los demás, así que supongo que debo terminar los ejercicios y será todo —me comenzaba a sentir un poco culpable, se supone que Reiner debería estar descansando, necesitaba paz y tranquilidad; yo sin querer lo he encadenado a que me ayude a terminar con los entrenamientos, mas a él no le parecía molestarle. Aún así...— Si necesitas descansar mientras entreno, puedes irte, puedo entrenar yo sola —le afirmo con una leve sonrisa algo nerviosa, no quería obligarlo a nada. 

Comienzo a realizar suaves estiramientos con los brazos y las piernas, tratando de estirar lo mejor que puedo los músculos y así evitar cualquier accidente mientras entreno. Hago unas cuantas sentadillas y más estiramientos, para luego pedirle ayuda a Reiner con los abdominales. Me siento en el suelo, dejo mi espalda recostarse en ese y levanto mis rodillas, dejando que el contrario hiciera algo de peso en mis pies para así comenzar a hacer los ejercicios. Resultaba algo pesado al principio, pero me acostumbro con rapidez. Cada vez que subía, mis ojos se encontraban con los de Reiner y solamente me quedaba desviar la mirada con nerviosismo, cuando le veía a mi mente sólo llegaba la palabra "domingo" y un sinfín de situaciones que puedan pasar o, en su defecto, nunca sucederían. Al acabar con los abdominales, me levanto y me sacudo el uniforme un poco— Uhm... ¿Qué continúa? —genial, por culpa del nerviosismo ya había olvidado completamente la rutina de ejercicios que se nos fue inculcada durante tres años— Debo parecer una tonta... —pienso con desánimo, esperando que esta tonta actitud no molestase al rubio.

OFF:
Lamento la tardanza y lo corto, no me he sentido muy bien de salud :c
avatar
Christa Renz
Cadete LDR

Cadete LDR

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Reiner Braun el Sáb Abr 05, 2014 5:12 am

Como de costumbre, Ymir comenzo a ser borde con todos los que le rodeaban a excepción de Christa, parecía muy molesta a causa de que Christa estubiera pasando el tiempo conmigo en vez de con ella. Yo decidi no intervenir en la conversación. Estaba muy atento a lo que las dos mujeres hablaba, pero de vez en cuando no podia evitar esbozar una pequeña y leve sonrisa cada vez que Christa salia en mi defensa y justificaba que ella tenía el deber de ayudar a sus compañeros cuando estos se lesionaban o herian. Ella era tan sumamente amable, supongo que ese era el motivo por el que se llevaba tan bien con Ymir, porque su infinita bondad le permitian soportarla, era la única manera de que pudiera soportarla. Eso hacía que la quisiese mas de lo que la quería. Era un angel enviado a la tierra, una diosa misericordiosa, un ser perfecto en todos los sentidos. Yo comia tranquilamente mientras las dos hablaban y Bertholdt estaba de pie en frente mio sin decir palabra, segundos antes de que Ymir se fuera el se agacho y me susurro al oido. - No olvides lo que eres y lo que vinimos hacer - Era un pequeño recordatorio que Bertholdt se preocupaba en recordarme cada cierto tiempo.

Despues los dos y el resto de soldados se marcharon de la cafetería donde comiamos los soldados. Aun quedaba comida en mi plato y en el de Christa tambien, Christa se disculpo por la falta de respeto que Ymir había tenido hacía mi. - Tranquila, personalmente me ofende, pero me preocupa Ymir. No es solo por su caracter, sino porque no estoy seguro de que sepa trabajar en equipo, y eso es muy negativo para el resto de soldados, yo diria que es hasta irresponsable el no saber trabajar en equipo ya que puede suponer la vida de otros soldados - Le di mi opinion sincera a Christa sobre lo que opinaba de su inseparable amiga, por lo general no solia ser tan critico con la gente, pero sentia que en Christa podia confiar. Termine de comer un poco despues que Christa, pero no mucho despues ya que me tomaba mi tiempo en saborearla. Cuando acabamos los dos nos levantamos y llevamos nuestras respectivas bandejas en su sitio. Ella me pregunto que como me encontraba, siendo honestos ya estaba al cien por cien curado y es que con mis poderes no tardaba en absoluto en curarme de mis heridas. - Si, ya me encuentro mejor y todo gracías a ti. - Le comente alegremente a mi compañera.

- Bien, es hora de entrenar - Comente emocionado al tener que entrenar con Christa, casi nunca coincidiamos en los entrenamientos ya que por lo general solian emparejarnos siempre con gente de embergadura parecida y mientras que ella era un bello y pequeño recipiente delicado yo era justo lo contrario, por lo que no tenia muchas oportunidades de entrenar con la bella Christa. El campo de entrenamiento estaba desertico, sin ningun cadete a la vista, quedando ella y yo solos. Ella hizo un comentario infrabalorandose al cual le respondí de inmediato. - No te preocupes, eres buena, ademas acabastes entre los diez primeros de nuestra promoción. Había una gran cantidad de cadetes con talento. Cree un poco mas en ti misma y descubriras lo buena que eres - Intente animarla lo mejor que pude. - Bien, empecemos - Sin quitarme el cabestrillo me coloque en frente de Christa, ella me dijo que si necesitaba descansar, yo negue con la cabeza - Estoy bien, ademas soy un tipo duro, aguanto lo que sea - me di un golpe en el pecho y le sonrei aquella joven de rubios cabellos.

Ella empezo hacer ejercicios de estiramientos, yo hice lo propio cuando acabamos Christa me pidio ayuda con los abdominales, por lo que no tarde en ayudarla, colocandome en frente de ella y sujetandola de la rodillas, ella subia y bajaba y en varias ocasiones nos mirabamos a la cara con cada repetición que la joven hacía. Era tan guapa y verla entrenar se me hacia sumamente excitante, tanto que incluso empece a tener fantasias con la pequeña rubia, cosa que hizo que me sonrojara levemente e intentara disimularlo apartando mi cara para que no se percatase. Una vez acabado sus abdominales era mi turno. Ella me sujeto como pudo y empece hacer mis ejercicios de torso. Subiendo y bajando, apenas notaba la resistencia que ella me aplicaba, sin embargo estaba tan acostumbrado hacer abdominales que no necesitaba apoyo de gente para hacerlas perfectas. Cuando acaba me levante del suelo. ella parecia no recordar la rutina de entrenamiento por lo que le sonrei. - No te preocupes, menos mal que no estas sola - Le comente alegremente mientras me aleje un poco para colocar un par de obstaculos. - Ahora nos toca la carrera con obstaculos y despues los derrivos. ¿Vamos a ello? - le pregunte con cierto entusiasmo a Chrsta, aqui podía destacar, todo lo que era referente a lo deportivo era un gran deportista y destacaba por mis cualidades físicas era un pequeño paso para impresionar a Christa con mis habilidades. - Si necesitas ayuda, no dudes en pedirmela, pero creo que no la necesitaras, lo haras bien, confio en ti Aun asi no podía fardar ante ella y como caballero no la dejaria en mal lugar

Off:
Siento en responderte, pero no me conecte hacía tiempo porque estoy muy liado con la uni, te pido disculpas
avatar
Reiner Braun

Mensajes : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Christa Renz el Jue Abr 24, 2014 7:20 pm

Estaba claro que Reiner e Ymir no se llevaban bien y puede que nunca lo hagan. Es más, ¿con quién más, aparte de mí, se lleva bien Ymir? Exacto, nadie, sólo yo ocupo aquel puesto especial en la vida de la morena, y aquello no me gustaba mucho. Quería que Ymir se relacionara un poco más con sus compañeros, y más que son compañeros de la Legión, tal vez pueda llevarse bien con uno de ellos y no se limitaría a estar sólo conmigo, aunque eso último no me molestaba en lo absoluto, la presencia de Ymir es lo más agradable que he sentido desde que me reporté en la tropa de reclutas: mi primera amiga y primera persona que al parecer siente alguna preocupación por mi bienestar. Una ligera sonrisa se forma en mi rostro al pensar en eso. Escucho las palabras de Reiner— En eso tienes razón, tiene que trabajar un poco más esa parte. Aunque dudo que deje morir a alguien sólo por no saber trabajar en equipo, y mucho menos si lo ha visto —susurro, ella sabe cuales son las terribles consecuencias que puede conllevar eso. Y de repente, un halago de parte del rubio se hace presente y me sonrojo— Muchas gracias, Reiner. Y tú no te quedas atrás, obtuviste el segundo puesto, eso es increíble —le digo con una enorme sonrisa. Recuerdo aquellos tres años que duramos entrenando, fueron bastante duros pero valió la pena. Volviendo al entrenamiento que debemos completar, realizamos los estiramientos adecuados para continuar con los ejercicios más difíciles. Y como siempre, algo se me olvidaba. Que estúpida debo verme al olvidar una rutina que llevamos tres años practicando casi a diario. Al escuchar lo siguiente que debemos realizar, asiento levemente con la cabeza y junto con él me acerco a los obstáculos. Me pongo en la posición inicial y en menos de tres segundos, ambos comenzamos la carrera, evitando todos los obstáculos posibles. En un momento, observo de reojo a mi compañero, quien realizaba la carrera con una naturalidad increíble, no se veía que se esforzaba tanto como yo lo hacía; es como si él hubiera nacido para eso. Un ligero sonrojo aparece en mis mejillas y siento un repentino pero leve dolor en la punta de mi pie, apenas había evitado un cono anaranjado. Concentración, me digo a mí misma en mi mente, colocando toda mi atención en la carrera nuevamente; si me distraigo de nuevo, una caída y un buen golpe sería mi recompensa.

Los obstáculos acabaron y la carrera también, entonces encorvo un poco mi cuerpo y apoyo mis manos en mis rodillas levemente flexionadas. Tomo varias bocanadas de aire por la boca y por la nariz, llenándome los pulmones con aire fresco para volver nueva y fresca como lechuga a los entrenamientos, peor vaya que aquello fue más duro de lo usual. Jadeo unos segundos más para luego reincorporar mi cuerpo y dedicarle una suave mirada a Reiner, acompañado de una sutil sonrisa— Estuviste increíble —le halago sin pena alguna, es algo que debe reconocerse y admirarse, incluyendo que lo estaba haciendo con un hombro herido. ¡Cierto, su hombro! Mis sentidos se agudizan y se colocan en alerta, mis ojos se abren y la preocupación toma posesión de mi mente, dejando que actuase y me dejase llevar por mis instintos— ¿Aquello no te afectó, Reiner? —comienzo con una simple pregunta, pero no puedo detenerlas luego de eso— ¿Estás seguro que puedes continuar? Podemos tomar un descanso, no te preocupes, tu salud es primero —le comento con una leve sonrisa— No me gustaría que tu hombro se lastimara más de lo que ya está —finalizo y no vuelvo a abrir la boca, sólo me quedo esperando a que me respondiera y me diera la señal de continuar o no.

OFF:
Lamento la tardanza y lo corto, tengo una crisis inspirativa Dx
avatar
Christa Renz
Cadete LDR

Cadete LDR

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care {Reiner}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.